Análisis del cuento: “El Ruido de un Trueno” de Ray Bradbury

Ray Douglas Bradbury (1920-2012) fue un escritor estadounidense que se desempeñó en los géneros de misterio, terror, fantasía y más especialmente como es el caso; ciencia ficción (de hecho este último deriva de la ficción, de la literatura fantástica y la narrativa del terror). Se consideraba a sí mismo «un narrador de cuentos con propósitos morales» y uno más bien de novelas de fantasía (e.g. “From the dust returned”, 2001).
Este es de los cuentos de Bradbury que se considera ciencia ficción, la cual es especulativa y verosímil. Siempre hace referencia a un futuro (lejano la mayoría de las veces), que es un recurso frecuentemente utilizado en este género, para criticar y hacernos reflexionar sobre el presente (recomiendo “El peatón” del mismo autor, y comparto sus palabras…).

«En mis obras no he tratado de hacer predicciones acerca del futuro, sino avisos. Es curioso, en mi país cada vez que surgía un problema de censura salía a relucir como paradigma de la libertad Farenheit 451. Los intelectuales, ya sean de derechas o de izquierdas, siempre tienen miedo a lo fantástico porque les parece tan real ese mundo que creen que estás intentando engañar y, evidentemente, así es. Creen que es malo para los niños vivir en un mundo de fantasía cuando en realidad es bueno: todos tenemos una vida interior fantástica muy rica. Vivimos en un mundo que nos absorbe con sus normas, con sus reglas y la burocracia, que no sirve para nada. Hay que tener mucho cuidado con los intelectuales y los psicólogos, que te intentan decir lo que tienes que leer y lo que no». *

El ruido de un trueno” (A sound of thunder) fue publicado en 1952 por primera vez, en la revista Collier’s. Posteriormente fue reimpreso en varias recopilaciones de relatos.
La trama de esta historia se basa en el concepto del efecto mariposa, acuñado por el meteorólogo y matemático Edward Lorenz (1917-2008) en el marco de la teoría del caos. Consiste en la sensibilidad de dependencia a las condiciones iniciales; en las que un pequeñísimo cambio en un lugar determinado de un sistema no lineal, puede resultar en grandes diferencias en un estado posterior. Corría el año 1961; Lorenz estaba usando un modelo numérico de computador para predecir el clima y redondeó un decimal en 0.506 en vez de 0.506127 y el resultado fue un escenario atmosférico totalmente distinto. Dos años más tarde publicó su teoría diciendo que si era correcta “el aleteo de una gaviota podría cambiar el curso del clima para siempre”, luego poetizó con la mariposa, que -según la Wikipedia anglosajona- fue inspiración a partir de este cuento a analizar (lo cual es coherente porque Lorenz no describió el efecto mariposa hasta 1969, diecisiete años después del debut de “El ruido de un trueno” y luego de dos de sus reimpresiones en las colecciones “The golden apples of the sun”, 1953 y “R is for Rocket” en el ’62).
El efecto mariposa se volvió un tópico común en ficción; especialmente en escenarios que implican viajes en el tiempo, como la aventura de Eckels. Así que ésta no es la única historia que tiene un punto en el que la trama diverge durante un evento aparentemente menor, y el resultado es completamente diferente a que si la divergencia no hubiera ocurrido.

En esta historia que comienza con “El anuncio en la pared…”, se hace una narración lineal del proceso: hasta el “Silencio. El ruido de un trueno.” se da un marco en el que se presenta a los personajes, además del protagonista Eckels; “Había otros cuatro hombres en esa máquina. Travis, el jefe del safari, su asistente, Lesperance, y dos otros cazadores, Billings y Kramer. Se miraron unos a otros y los años llamearon alrededor.” Este concepto de llameante, ardor, calor, soles está por todos lados en el texto, desde el principio: “El anuncio en la pared parecía temblar bajo una móvil película de agua caliente. Eckels sintió que parpadeaba, y el anuncio ardió en la momentánea oscuridad…” O la “flema tibia se le formó en la garganta a Eckels.” Y el sol está presente en el viaje y más adelante cuando aparece el dinosaurio. Nótese que la máquina del tiempo, de “luz rugiente” (sinestesia) era una “…confusa maraña zumbante de cables y cajas de acero, y el aura ya anaranjada, ya plateada, ya azul (-anáfora-). Era como el sonido de una gigantesca hoguera donde ardía el tiempo, todos los años y todos los calendarios de pergamino, todas las horas apiladas en llamas.” Las llamas son las partes del fuego que emiten luz visible, tiene un impacto visual y el ardor connota dolor y destrucción.

El uso de figuras literarias es común en Bradbury, quien era un amante de la lírica:

«He leído muchísima poesía a lo largo de mi vida y, como es metafórica, simbólica y sensorial, me ha servido de gran ayuda en mi trabajo.».

El uso de las imágenes es una poderosa herramienta al escribir.
El fragmento “El roce de una mano, y este fuego (…) el más leve roce de una mano” es bastante particular, como una narrativa lírica. Tiene comparaciones, metáforas y un extraño oxímoron: “la fresca muerte”, “todo volverá a (….) la muerte en la semilla, la muerte verde” (anáfora, sinestesia). La muerte es todo un tema en el cuento; lo primero que pregunta Eckels es si le garantizan que vuelva con vida, matar un pequeño animal puede cambiar la historia, van a matar un Tyrannosaurus rex y terminan matando a Eckels (implícito).

Dentro del marco se presenta la lógica de la historia, las reglas del juego de cacería de Eckels, así como también la sensibilidad de dependencia a las condiciones iniciales, en cita del personaje Travis: “El propósito del Sendero es impedir que toque usted este mundo del pasado de algún modo. (…) Una máquina del tiempo es un asunto delicado. Podemos matar inadvertidamente un animal importante, un pajarito, un coleóptero, aun una flor, destruyendo así un eslabón importante en la evolución de las especies.(…) Al aplastar ciertas plantas quizá sólo sumemos factores infinitesimales. Pero un pequeño error aquí se multiplicará en sesenta millones de años hasta alcanzar proporciones extraordinarias. (…) Llevamos estos cascos de oxígeno para no introducir nuestras bacterias en una antigua atmósfera. (…) ¿Comprende qué cuidadosos somos?.” Tan escrupulosos, que envían la mañana antes a Lesperance a marcar con pintura roja animales que de todas maneras iban a morir, de manera que pudieran cazarlo sin alterar el futuro. Esto se presta para indagar sobre el tema de viajes en el tiempo, a lo que Eckels pregunta si no se había cruzado con ellos cuando volvían al futuro, si habían tenido éxito. Todas estas pautas se presentan en el texto como respuestas de Travis y Lesperance a interrogantes de Eckels, cosas que el lector podría estar preguntándose.

Aquí tenemos otra anáfora con la jungla: “La jungla era alta y la jungla era ancha y la jungla era todo el mundo para siempre y para siempre. Sonidos como música y sonidos como lonas voladoras llenaban el aire” seguida de una anadiplosis en “…para siempre y para siempre.” Y otra anáfora con la palabra sonidos. Compara el sonido con lonas voladoras, algo bastante sinestético.

Podemos advertir la estupidez de Eckler desde que salen de la máquina cuando apunta en broma a otras especies. El nudo de la historia comienza cuando aparece el “Tyrannosaurus rex. El lagarto del Trueno, el más terrible monstruo de la historia. (…) Su Alteza Real (…) un gran dios del mal” que es introducido con el ruido de un trueno desde la niebla. Descripción del dinosaurio; “sus hermosas manos de reptil” esos “brazos delicados”, “manos de joyero” se contraponen a todo lo brusco y temible del resto de su cuerpo.
Cuando le disparan los rifles “llamearon” y hacían ruido de truenos. Tenemos una escena agresiva, con el aliento a carne vieja del bicho y una imagen impactante del reflejo de los cazadores en sus “ojos de canto rodado” antes de que lo cegaran. “Como un ídolo de piedra, como el desprendimiento de una montaña, el Tyrannosaurus cayó. Con un trueno, se abrazó a unos árboles, los arrastró en su caída.”
Hasta ahora el narrador que no da antecedentes y parecía equisciente, en tercera persona y el tiempo de relato iba acorde al tiempo de la historia, pero este es uno de esos momentos dramáticos en los que el tiempo del relato es un poco mayor al de la historia para hacer variar la percepción del tiempo en búsqueda de expresar tensión, haciéndonos sentir así. Luego navega detalladamente cómo se va apagando el cuerpo del reptil y dice: “El trueno se apagó.” Y la jungla quedó en silencio, hay casi una personificación de la jungla, que cuando “…raros pájaros, reptiles y unos insectos dorados trabajaban ya…” en el cuerpo sin vida del animal, la jungla vive otra vez.

Aquí termina el nudo donde Eckels salió del sendero y comienza el desenlace de la vuelta a casa. Es un “cobarde bastardo” dice Travis; “Se lo advierto, Eckels. Todavía puedo matarlo. Tengo listo el fusil.” No fue suficiente con el castigo de retirar las balas del cadáver, sino que estaba amenazado de muerte si su paseo fuera del sendero cambió en algo el futuro del que provienen. Cuando llegan Travis parecía estudiar hasta los átomos de aire y Eckels olía el aire.
“Cayó al suelo una cosa exquisita, una cosa pequeña que podía destruir todos los equilibrios, derribando primero la línea de un pequeño dominó, y luego de un gran dominó, y luego de un gigantesco dominó, a lo largo de los años, a través del tiempo. La mente de Eckels giró sobre si misma. La mariposa no podía cambiar las cosas. Matar una mariposa no podía ser tan importante. ¿Podía?”
Este es otro momento dramático o de tensión en el que el narrador -que sabe lo que siente Eckels- cambia el ritmo.
El protagonista se arrepiente y…

…”No se movió. Con los ojos cerrados, esperó estremeciéndose. Oyó que Travis gritaba; oyó que Travis preparaba el rifle, alzaba el seguro, y apuntaba.

El ruido de un trueno.”

El ruido de un trueno es el Dinosaurio, es el ruido de los fusiles, es la muerte; del lagarto del trueno y del protagonista.
En este cuento está el tiempo lineal en el que se narra la historia y en el que les ocurren estas cosas a los tripulantes de la máquina y a su vez tenemos dos o tres grandes tiempos; el presente en el que Eckels lee el primer aviso, el presente de los presidentes que no dice que año es; el pasado del Rex y el futuro que es el mismo presente del que venían y que no es el mismo. Pero también hace referencia a muchos tiempos como los de Julio César, Napoleón, Cristo… En este aspecto hay verosimilitud, toma elementos de lo real para este texto ficticio.

———–/

Trabajo elaborado por Clara Berriel para Narrativa I: Fundamentos del Relato. Lic. en Ingeniería Audiovisual, UCUDAL, 2013.

*: http://www.abc.es/20120606/cultura-libros/abci-decalogo-amante-vida-bradbury-201206061740.html

Otras Fuentes:

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ing/bradbury/el_ruido_de_un_trueno.htm

http://en.wikipedia.org/wiki/Ray_Bradbury

http://en.wikipedia.org/wiki/Butterfly_effect

http://en.wikipedia.org/wiki/Edward_Lorenz

Anuncios

2 comentarios en “Análisis del cuento: “El Ruido de un Trueno” de Ray Bradbury

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s